TERESA SÁNCHEZ

 

 

Teresa Sánchez (1964) es una escultora excepcional. Pasemos a revisar algunos aspectos que respalden tal afirmación: primero, es mujer que, en nuestro contexto, resulta algo excepcional dentro de esa disciplina; segundo, posee un currículo de formación y práctica de la mayor solidez; tercero, trabaja con la seguridad absoluta de que su objetivo es realizar obras de arte por el disfrute mismo del acto creativo y la responsabilidad inherente a tal ejercicio; cuarto, en la línea seguida, se combinan armoniosa y agresivamente, lo expresionista, lo abstracto, lo orgánico, para ofrecer productos que se afirman con originalidad, rigor técnico y avasallante poder de atracción; si la calificamos de escultora es porque en tal ejercicio donde resulta auténtica rara avis; pero no están ajenos a sus intereses el dibujo, la acción plástica, el video arte, las intervenciones de carácter público, otros medios y otros portadores. Entonces, hablamos del dominio de un oficio alimentado por un extenso diapasón de intereses y el nivel informativo capaz de situarla en tiempo y espacio con el rigor indispensable.

 

 

Por niveles, venció los niveles completos exigidos –especialidades de escultura y dibujo- en  la Escuela de pintura y escultura San Alejandro (1983) y luego en el Instituto de arte de Berlín-Weissensee, Alemania, dentro de la cerámica escultórica (1989). Tales aspectos son la cúspide del iceberg -por decirlo de algún modo- porque su proceso formativo continúa por cuenta propia; así como a través de toda posibilidad que esté al alcance, para así mantenerse vital y actualizada. Ella, pues, tiene sensibilidad para la creación e inteligencia para entender que el esfuerzo individual debe ser constante y permanente.

 

El Museo nacional de la cerámica contemporánea cubana recibe, por supuesto, la contribución de autores que espontáneamente se dirigen a la institución; pero en el caso de Teresa, tenemos la satisfacción de haber ido a buscarla luego de una visita a la muestra conjunta Toma 2, año de 1994, que realizara junto al artista José Felipe Hernández en el Centro de arte de 23 y 12; ya, testimonio revelador del talento.  Desde entonces, la incorporación a los eventos que se organizan y, luego, el hecho de formar parte del panorama permanente de la disciplina constitutiva del perfil del Museo, han sido sostenidos, ampliamente calificados. Destaca su trabajo por la profundidad a la hora de conceptualizar aquello que luego verterá en formas tridimensionales caracterizadas por lo ambicioso del planteamiento y el avasallante impacto creativo. No ahorra esfuerzos -ni intelectuales ni físicos- a la hora de plasmar obras que se afirman con la mayor fuerza expresiva y un colosal impacto visual. Lo fácil no es para ella meta a alcanzar; lo superfluo se encuentra fuera de sus búsquedas. La fuerza, el apasionado sondeo de aquello que ronda aspectos oscuros y sumergidos del ser humano, lograrían estupenda plasmación en instalaciones como In anima vili (galería de la Casa Simón Bolívar, 2006) y Sofisma (primer premio de la Bienal, esculturas e instalaciones del 2008) cuando finalmente fue reconocido su aporte al plano del más importante galardón otorgado; más, la labor en el plano de lo dimensional tuvo en los estupendos dibujos de gran formato In albis (Centro de desarrollo de las artes visuales, 2007) la certidumbre de que en esta artista, hay siempre un más allá de las posibilidades comunicativas.

 

Alejandro G. Alonso. Curador y crítico de arte. Premio Nacional de periodismo cultural. Director del Museo Nacional de la cerámica Contemporánea Cubana.

 

 

 

 

Alejandro G. Alonso. Curador y crítico de arte. Premio Nacional de periodismo cultural. Director del Museo Nacional de la cerámica Contemporánea Cubana.

 

 

 

ACTUAL

 

 

 

Exposición personal

"EPOJÉ"

Fortaleza de La Cabaña(Complejo Morro -Cabaña) Sección J, Bóveda número 13

Inauguracón 10 de mayo.Clausura 10 de junio.

 

 

 

PROJEKTRAUM IM KUNSTQUARTIER BETHANIEN, BERLIN

 17.09 - 29.09.2012

 

 

 

5679